Oportunidades y desafíos que enfrenta el reasentamiento de personas refugiadas: la perspectiva de una ex-agente de reasentamiento del ACNUR

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de otoño de 2017 se publican en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

Con conflictos de décadas que impiden el regreso de millones de personas refugiadas y nuevos brotes de violencia que llevan a flujos masivos de personas refugiadas de numerosos países, las necesidades mundiales de reasentamiento han aumentado significativamente junto con el aumento del número de personas refugiadas. Para el ACNUR, el reasentamiento a un tercer país es una herramienta crucial para proveer a las personas refugiadas más vulnerables la protección y apoyo al que ellas, de otro modo, no podrían tener acceso. Es una solución duradera para las personas refugiadas que no pueden regresar a su país de origen ni integrarse en su país de asilo. Proporcionar a las personas refugiadas el estatus legal y apoyo para reconstruir vidas independientes es una importante contribución estatal para compartir responsabilidades con los países que albergan un gran número de personas refugiadas.

El reasentamiento es una pequeña parte de la solución para las personas refugiadas. El informe del ACNUR: Proyección de las Necesidades Mundiales de Reasentamiento 2018, estima que cerca de 1.2 millones de los 22.5 millones de personas refugiadas, el número más alto desde la segunda guerra mundial, necesitan reasentamiento. A pesar de la diversificación de participación de reasentamiento a 37 países y un número récord de solicitudes de personas refugiadas en 2016, el número de compromisos de reasentamiento por los estados ha disminuido nuevamente, y las necesidades globales superan las 93.200 colocaciones de reasentamiento que los estados se han comprometido a poner a disposición en 2018 por un factor de 13 a 1. Esta caída es un fuerte recordatorio de la vulnerabilidad de la herramienta de reasentamiento a los cambios políticos y la fragilidad del apoyo público en muchos países para la aceptación voluntaria de las personas refugiadas a través del reasentamiento.

La crisis siria se centró en las crecientes necesidades de reasentamiento y los estados respondieron. Muchos estados nuevos respondieron al llamado para ofrecer colocaciones de reasentamiento, en particular a las personas refugiadas sirias, ya sea a través de programas formales de reasentamiento o a través de otros programas de admisión humanitaria, pero el mayor aumento en número total fue ofrecido por Estados Unidos. El gobierno de Obama estableció el objetivo de admitir a 110.000 personas refugiadas de todo el mundo en el año fiscal 2017 (que comenzó el 1 de octubre de 2016), un aumento de 85.000 en el año fiscal 2016 y de 70.000 en cada uno de los tres años anteriores.

En 2016, el aumento de las metas y el apoyo financiero permitieron las solicitudes del ACNUR alcanzar su nivel más alto en 20 años, con al menos 162.575 personas refugiadas referidas a los estados para la consideración de reasentamiento. Significativamente, 44.000 de estas solicitudes fueron de África subsahariana, el número más alto en casi 15 años, y más de 107.000 de estas solicitudes de 2016 del ACNUR fueron hechas a los EE. UU.

La decisión de la actual administración estadounidense de reducir los números de llegadas de reasentamiento a 50.000 en el año fiscal 2017 ha cambiado la dinámica de reasentamiento global. El total combinado de 93.200 nuevas colocaciones ofrecidas por los estados este año representa una reducción del 43% con relación a las ofrecidas en 2016, con reducciones particularmente severas en el África subsahariana. Las propias personas refugiadas están devastadas por este golpe a sus esperanzas y expectativas, especialmente a las nacionalidades reasentadas por muy pocos países distintos de los Estados Unidos, tales como las personas somalíes. Esta disminución también ha agravado los desafíos del ACNUR relacionados con, la identificación efectiva de las personas refugiadas que más necesitan el reasentamiento y selección de las mismas para priorizar sus solicitudes. Esta significativa reducción por parte del gobierno de Estados Unidos también ha puesto de relieve la importancia para el reasentamiento del apoyo de la población doméstica receptora.

Como parte de su mandato y para identificar a las personas que necesitan reasentamiento, el ACNUR evalúa las prospectivas de las poblaciones de refugiados de encontrar soluciones duraderas. Sin embargo, con lugares disponibles para menos del 10% de las personas necesitadas, la selección de individuos y familias, cuyos casos serán presentados a un estado de reasentamiento, es uno de los aspectos más desafiantes del proceso de reasentamiento.

La presentación de una solicitud de Reasentamiento del ACNUR requiere mucho tiempo y mano de obra. Los procedimientos operativos estándar, bien establecidos y cuidadosamente supervisados, aseguran que el proceso esté vinculado a la estrategia de protección para grupos de población individuales y se administra con integridad y transparencia, pero muchos factores influyen en la toma de decisiones. Se hace todo lo posible para priorizar en función de las necesidades de las personas refugiadas y para manejar con sensibilidad sus expectativas en relación con el número de colocaciones de reasentamiento asignados. Sin embargo, las preferencias del estado, factores logísticos relacionados con la accesibilidad de las personas refugiadas para ser entrevistadas y disponibilidad de recursos para evaluar las necesidades de protección y procesar los casos de reasentamiento dentro de los plazos establecidos, inevitablemente también desempeñan un papel.

El ACNUR ha colaborado estrechamente con los estados y otros asociados en el reasentamiento durante décadas. Los estados han respaldado las categorías de selección del ACNUR y están anuentes a responder a las vulnerabilidades identificadas en los países de asilo, tal como se estipulan en el documento sobre las necesidades mundiales de reasentamiento. El ACNUR pide a los estados que realicen compromisos plurianuales de reasentamiento para que el ACNUR pueda planificar con eficacia, pero también les pide estar abiertos a necesidades urgentes y emergentes y a aceptar diversos casos. Los estados de reasentamiento individuales también, comprensiblemente, siguen sus propios criterios y están sujetos a presiones en el país, particularmente en cuanto a las percepciones de las necesidades y perspectivas de integración de nacionalidades y perfiles específicos. Como resultado, aunque los países pueden solicitar casos de los grupos vulnerables identificados por el ACNUR en un país específico de asilo, tales como sobrevivientes de violencia y tortura, mujeres y niñas en riesgo, niños en situación de riesgo y personas refugiadas que tienen necesidades legales y físicas de protección, es posible que el ACNUR todavía no pueda presentar los casos más necesitados para el reasentamiento.

Nunca hay suficientes lugares para los casos de emergencia que necesitan un reasentamiento inmediato o para aquellas personas con necesidades médicas severas. En algunos países no se aceptan familias con muchos hijos, hombres solteros, personas con ciertos perfiles políticos y personas con problemas de salud mental. Otros factores incluyen la falta de habilidad de las personas refugiadas para articular su propia demanda de refugio, condiciones médicas o sociales que el país no puede abordar, seguridad u otros problemas logísticos que surgen y hacen que ciertos campamentos o lugares sean inaccesibles para el proceso de reasentamiento. Además, los estados con cuotas más pequeñas pueden legítimamente desear restringir su selección a unas pocas nacionalidades para simplificar los apoyos de integración posteriores a la llegada requeridos, o restringir sus ubicaciones de entrevista para reducir costos. Con las necesidades hasta ahora superando las colocaciones disponibles, el ACNUR debe inevitablemente hacer concesiones.

En el plano práctico, el personal que maneja los casos de reasentamiento del ACNUR está impulsado por la necesidad completar un número determinado de casos de reasentamiento cada semana de entre los identificados con necesidades de reasentamiento. Se requieren entrevistas detalladas para asegurar que, la solicitud de la persona refugiada, las necesidades de reasentamiento y los vínculos familiares, estén documentados a fondo y con precisión. Como parte de los preparativos, el personal debe actualizar los datos de registro que, a menudo, se recopilan años antes, debe también evaluar las dependencias para mantener la unidad familiar y garantizar que se consideren los intereses de la niñez no acompañada y separada. Hay muchos factores logísticos, como el acceso limitado a la base de datos de registro y a ciertos campamentos, lo que puede retrasar la finalización de los casos individuales y desafiar la capacidad de cumplir con los objetivos establecidos.

De la perspectiva del personal en contacto directo con las personas refugiadas, es doloroso tener que informar a las personas refugiadas, que ya enfrentan dificultades extremas, que no hay lugares de reasentamiento disponibles para ellas. Trágicamente, la pérdida de la esperanza de reasentamiento, junto con las restricciones impuestas por muchos estados a la reunificación familiar, está llevando a que las personas refugiadas desesperadas viajen desde sus primeros países de asilo. Al hacerlo, se exponen a los riesgos de tráfico, secuestro, abuso sexual y otros, la posibilidad de muerte en aguas abiertas y el rechazo en nuevos países de asilo.

Si bien la reducción de los espacios de reasentamiento ofrecidos por los estados en 2017 es desalentadora, se ha desarrollado una mayor conciencia de las necesidades de reasentamiento a nivel global junto con un crecimiento alentador en el compromiso de la sociedad civil y el sector privado. Se espera que las promesas consagradas en la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes, aprobada por todos los estados miembros de las Naciones Unidas, llevará verdaderamente a los estados a aumentar su compromiso de ayudar a las personas refugiadas a encontrar soluciones duraderas mediante el reasentamiento o vías migratorias alternativas y a ser más flexibles en su proceso de reunificación familiar. Las personas refugiadas del mundo no merecen nada menos.

Barbara Treviranus ha facilitado el patrocinio privado canadiense y fue gerente fundador del Programa de Capacitación de Patrocinadores de Refugiados (RSTP, por sus siglas en inglés) que capacita y apoya a grupos privados patrocinadores en Canadá. Reescribió el Manual de Reasentamiento del ACNUR en 2011 y ha trabajado para el ACNUR como trabajadora social de reasentamiento en Nepal y agente de reasentamiento en Kenia y Etiopía. Este artículo refleja las perspectivas personales de la autora en lugar de la posición oficial del ACNUR.

Aprende más

ACNUR Tendencias Globales: Desplazamiento Forzado en 2016. Junio 2017. Disponible en: http://www.acnur.es/PDF/Tendencias2016.pdf.

ACNUR. Es necesario igualar los compromisos de reasentamiento con las acciones: alto comisionado de la ONU para los Refugiados. 12 de junio, 2017. Disponible en: http://www.acnur.org/noticias/noticia/es-necesario-igualar-los-compromisos-de-reasentamiento-con-las-acciones-dice-el-alto-comisionado/.

UNHCR Projected Global Resettlement Needs 2018. June 2017. Disponible en: http://www.refworld.org/docid/5948ea944.html.

Manual de Reasentamiento del ACNUR. 2011. Disponible en: www.unhcr.org/ resettlementhandbook.

Advertisements

Desafíos y oportunidades en el reasentamiento de personas refugiadas (Otoño 2017)

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de otoño de 2017 se publican en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

El mundo enfrenta una crisis mundial de refugiados. Con más de 65 millones de personas desplazadas por la fuerza a nivel mundial, muchas de ellas viviendo en situaciones prolongadas de desplazamiento, el trabajo de intensificar, mejorar y ampliar los mecanismos para proporcionar soluciones duraderas a las personas desplazadas forzosamente ha aumentado rápidamente en urgencia.

Las soluciones para las personas desplazadas dependen, en parte, de la naturaleza de su desplazamiento. Como se muestra en el siguiente cuadro, las personas desplazadas forzosamente alrededor del mundo pueden agruparse en cuatro categorías principales. Las personas desplazadas internamente (PDI) representan casi dos tercios del número total de personas desplazadas forzosamente. Las PDI huyeron de sus hogares debido a la violencia, pero no cruzaron una frontera internacional. Un poco más de una cuarta parte de las personas desplazadas por la fuerza del mundo, por su parte, responden a la definición de refugiado establecida en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951. La Convención define a los refugiados como personas que tienen un temor fundado de persecución debido a su raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un determinado grupo social y están fuera de su país de ciudadanía o residencia habitual. Un grupo más pequeño de personas desplazadas por la fuerza en el mundo son solicitantes de asilo, estas personas refugiadas están a la espera de decisiones sobre sus solicitudes de estancia en el país al que han huido. Por último, las más de cinco millones de personas refugiadas palestinas pertenecen a su propia categoría. Su desplazamiento inicial es anterior a la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, por lo que el mandato de protección de la Agencia de las Naciones Unidas (ACNUR) para los Refugiados no se extiende a ellas. El Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas (OOPS) se ocupa de las necesidades humanitarias de las personas refugiadas palestinas desde principios de los años cincuenta, sin embargo, ningún organismo de las Naciones Unidas ha trabajado activamente para encontrar soluciones duraderas para estas personas.

Como parte de su mandato de protección, el ACNUR explora tres tipos de soluciones duraderas para las personas que cumplen la definición de refugiado de la Convención: repatriación al país de origen, integración local en el primer país de asilo y reasentamiento en un tercer país. Este número de Intersections explora algunos de los retos y oportunidades en el reasentamiento de personas refugiadas.

El reasentamiento de refugiados no es, en modo alguno, la única solución duradera para las personas refugiadas promovida por el CCM, sus grupos asociados u organizaciones globales. En muchos países alrededor del mundo, el CCM trabaja con organizaciones locales asociadas para apoyar a las personas desplazadas en sus esfuerzos por regresar a sus hogares o permanecer más cerca de sus hogares. Mientras tanto, a través de los programas de construcción de paz, medios de vida sostenibles, seguridad alimentaria, respuesta humanitaria y otros, el CCM y sus grupos asociados trabajan para prevenir la creación de personas refugiadas. Dado el número asombrosamente elevado de personas refugiadas a nivel mundial y el número comparativamente limitado de colocaciones de reasentamiento, el reasentamiento de personas refugiadas no puede ser la principal forma en que la comunidad internacional busque responder a la crisis mundial de refugiados. No obstante, el reasentamiento de personas refugiadas, junto con la repatriación voluntaria e integración local en los países receptores, representa un instrumento importante para hacerle frente a la crisis mundial de refugiados.

Las propias personas refugiadas ven el reasentamiento de diferentes maneras. Para algunas, el reasentamiento a un tercer país puede sentirse como una negación de su verdadero ser e identidad, que están inextricablemente ligados a la tierra que dejaron. Para estas personas, la repatriación voluntaria a la tierra de la que fueron desplazadas puede ser la solución preferida. Para otras, el reasentamiento aparece como la única esperanza para un futuro.

personas desplazadas

En 2003, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR también conocida como la Agencia de la ONU para los Refugiados) comenzó a promover el “uso estratégico del reasentamiento”. Una idea central de este enfoque es que los países de reasentamiento demostrarán un “reparto de la carga” (ahora llamado “compartir la responsabilidad”) con los países de primer asilo que albergan la mayor parte de las personas refugiadas de todo el mundo. Así, por ejemplo, países como Estados Unidos y Canadá compartirían la responsabilidad de atender las necesidades de las personas refugiadas sirias, la mayoría de las cuales han encontrado el primer asilo en países como Jordania, Irak y Líbano.

Los resultados del enfoque del “uso estratégico del reasentamiento” han sido variados. La selección de las personas refugiadas más vulnerables es un desafío, mientras que, a la vez, la tarea de integrar a estas personas vulnerables puede ser difícil para los países de reasentamiento. Sin embargo, el reasentamiento ha continuado siendo una parte importante de la respuesta al desplazamiento forzado a nivel mundial. El acceso a otras soluciones parece estar disminuyendo a medida que más conflictos se prolongan y parecen intratables, lo que hace que las perspectivas de repatriación parezcan desalentadoras, mientras que los países anfitriones, como Jordania, se agobian con la carga de más y más personas refugiadas.

El CCM tiene una larga historia de apoyo al reasentamiento de personas refugiadas, incluyendo el apoyo a refugiados menonitas de Europa a Estados Unidos y Canadá. En 1979, en respuesta a la guerra en Vietnam, el CCM Canadá se convirtió en la primera agencia en Canadá en firmar un acuerdo maestro con el gobierno de Canadá para patrocinar a personas refugiadas como organización. Más recientemente, la crisis de refugiados relacionada con el conflicto en Siria e Irak ha generado, de nuevo, un interés significativo en el patrocinio de personas refugiadas. Entre septiembre de 2015 y julio de 2017, el CCM Canadá presentó 2.349 nuevas solicitudes para patrocinar refugiados, con 2.367 personas refugiadas patrocinadas por el CCM llegando a Canadá en ese mismo período. Esto representa un aumento de más de diez veces en las llegadas anuales entre 2014 y 2016.

Dos cuestiones clave definen el reto del reasentamiento de las personas refugiadas: selección e integración. Si bien el ACNUR estima que alrededor de 1.1 millones de los 22.5 millones de personas refugiadas en el mundo requieren reasentamiento en 2017 y 2018, sólo el 10% tendrá la oportunidad de reasentamiento. Estos sombríos números pueden hacer que la selección de personas refugiadas para el reasentamiento sea extremadamente difícil. Aquellas personas que se reasentan normalmente enfrentan una serie de desafíos para integrarse en sus nuevas comunidades.

Los artículos de este número examinan los desafíos tanto de la selección como de la integración. Barbara Treviranus, quien tiene una amplia experiencia en la toma de difíciles decisiones de selección como agente de reasentamiento del ACNUR y como representante de los Titulares del Acuerdo de Patrocinio en Canadá, escribe sobre los desafíos actuales en un ambiente en el que el número de personas refugiadas está aumentando y el número de espacios de reasentamiento parece reducirse. Nathan Toews explora una situación única en la que una asociación desarrollada por iglesias Menonitas en Colombia y Canadá y facilitada por el CCM, abordó las necesidades de reasentamiento de las personas colombianas desplazadas internamente. Los artículos restantes por Saulo Padilla, Katie Froese, Shalom Wiebe, Stephanie Dyck y Christine Baer examinan las diferentes dimensiones de los retos y oportunidades que enfrentan los esfuerzos para apoyar a las personas refugiadas reasentadas a medida que se integran en sus nuevas comunidades. En conjunto, estos artículos nos ayudan a pensar en las oportunidades y los desafíos para las personas cristianas en Canadá y Estados Unidos de responder al llamado bíblico de darle la bienvenida al extranjero (Mateo 25:35) a través del reasentamiento de personas refugiadas

Brian Dyck es el coordinador del programa de migración y reasentamiento de CCM Canadá. También es presidente de la Canadian Refugee Sponsorship Agreement Holder Association.

Aprende más

Epp-Tiessen, Esther. Mennonite Central Committee in Canada: A History. Winnipeg, Manitoba: CMU Press, 2013.

Epp-Tiessen, Esther. “Tensions in MCC Canada’s Resettlement of Vietnamese Refugees.” Intersections: MCC Theory and Practice Quarterly 5/2 (2017): 11-13.

Molloy, Michael J., Peter Duschinsky, Kurt F. Jensen and Robert J. Shalka. Running on Empty: Canada and the Indochinese Refugees, 1975- 1980. Montreal & Kingston: McGill Queens University Press, 2017.

UN High Commissioner for Refugees (UNHCR). The Strategic Use of Resettlement: A Discussion Paper Prepared by the Working Group on Resettlement. June, 2003. Disponible en: http://www.refworld. org/docid/41597a824.html

Iglesias trabajando contra el cambio climático: Cuatro estudios de caso

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de Verano de 2017 se publicaran en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

Desde su fundación, hace una década, la Red Menonita de Cuidado de la Creación [Mennonite Creation Care Network] ha llamado a congregaciones de la Iglesia Menonita de Estados Unidos (MC USA.) y de la Iglesia Menonita de Canadá a responder a las crisis ambientales con reflexión, arrepentimiento y acción. Aunque la Red no ha centrado sus esfuerzos específicamente en el cambio climático, algunas de sus congregaciones han adoptado el tema. En los últimos diez años, las congregaciones menonitas han instalado paneles solares, han motivado a sus miembros a reducir el consumo personal de carbono, han hecho que los ecosistemas locales sean más resistentes y han participado en la acción política. Este artículo investiga los factores que motivan a algunas congregaciones a actuar, mientras que muchos en Canadá y Estados Unidos todavía ignoran las tasas de carbono que aumentan sin medida. Entrevisté a representantes (incluyendo pastores, líderes laicos y otros miembros de la congregación) de cuatro congregaciones que respondieron activamente al cambio climático para averiguar qué acciones comunes emprendieron y qué motivó y sostuvo esas iniciativas.

Todas las iglesias en este estudio son mayoritariamente blancas y universitarias, ubicadas en pueblos o ciudades con una universidad. Aparte de esas similitudes, sus contextos son muy diferentes. La Iglesia Menonita Shalom de Tucson se cocina en el Desierto Sonorense, mientras que, en la Primera Iglesia Menonita en Edmonton, Alberta, la gente bromea de que el calentamiento global es una buena cosa. La Iglesia Menonita en Huntington está ubicada en Newport News, Virginia, una de las comunidades de los Estados Unidos más vulnerables al aumento del nivel del mar. La Iglesia Menonita de Park View en Harrisonburg, Virginia, se encuentra en el Valle de Shenandoah y se nutre de las ideas y actividades de la Universidad Menonita del Este (EMU por sus siglas en inglés).

Las congregaciones de Park View y Huntington han enfocado sus esfuerzos ambientales específicamente en el cambio climático. Ambas iglesias tienen como objetivo ser completamente independientes de los combustibles fósiles en el futuro y están abordando el tema sistemáticamente. En la Primera Iglesia Menonita y en Shalom, los esfuerzos han incluido debates sobre el cambio climático, pero se han centrado más ampliamente. Entre las actividades climáticas más notables están un grupo de huella ecológica en la Primera Iglesia Menonita y medidas de conservación de agua en Shalom como respuesta al aumento de la sequía.

Cada una de las congregaciones entrevistadas comparte tres características que apoyaron la acción del cambio climático para el futuro. Primero, cada iglesia se ha beneficiado del liderazgo de pastores con un interés a largo plazo en el cuidado de la creación en asociación con uno o más líderes laicos con experiencia profesional relevante. En la primera Iglesia Menonita, el asocio implicó a un pastor con experiencia extensa en campamentos y a un sociólogo ambiental. En Huntington un científico de la NASA cuyo trabajo incluye el modelado del clima se asoció con un pastor que “entendía el cambio climático desde una perspectiva teológica”. En Harrisonburg, el pastor que compartió “El cuidado de la creación ha sido un interés mío desde que recuerdo” trabajó con un profesor de negocios que investiga la sostenibilidad. La pastora de Shalom trajo diez años de experiencia como directora de Equipos Cristianos de Acción por la Paz a su rol como pastora. “Fue un trabajo que el ECAP hizo al asociarse con las Primeras Naciones que me hizo entender cómo el cuidado de la tierra y el cuidado de los derechos humanos son realmente la misma cosa”, comentó. Los líderes laicos de esta iglesia incluyen un especialista en manejo de cuencas y varios científicos que contribuyeron al nivel de comodidad de la congregación con la ciencia del cambio climático. Mientras que las personas encuestadas se apresuraron a afirmar que sus logros eran esfuerzos de toda la congregación, estos equipos fueron bendecidos con un liderazgo pastoral y laico competente.

Segundo, cada una de las congregaciones mostró habilidad para integrar conceptos de fe profundamente arraigados con temas contemporáneos. Un líder laico de la Primera Iglesia Menonita comentó sobre la importancia de Dios como Creador para su propia conversión al cristianismo y su trabajo continuo con el cambio climático. Un miembro de la congregación de Shalom aplicó el lenguaje de mayordomía al proyecto de aguas pluviales de la congregación, y reflexionando dijo: “Creo que Dios nos llama a usar la ciencia como una herramienta, a usar la religión como una herramienta y juntarlas de alguna manera para que reflejen la realidad, no lo que es conveniente para mí”. La política de reparaciones de cambio climático de Park View, por su parte, muestra el “compromiso de la congregación de reflejar el amor y cuidado de Dios por la creación y el amor y cuidado de Dios por las personas vulnerables y pobres del mundo”. En Huntington se destacó la relación de Jesús con la creación como modelo para la acción de la iglesia hoy. Las personas encuestadas expresaron estas convicciones en un lenguaje de fe accesible a otras iglesias.

En tercer lugar, las personas encuestadas de cada congregación reconocieron el cambio climático como una amenaza para ellas mismas o para la gente con quienes sentían una conexión. Para los residentes de Huntington que viven cerca de la costa, el aumento del nivel del mar es una preocupación local. Los miembros de Shalom describieron la sequía que experimentaron, y las formas en que el cambio climático contribuyó a la difícil situación de los inmigrantes apoyados por la congregación. Estudiantes internacionales de la Universidad Menonita del Este y las experiencias en el extranjero de los miembros de Park View conectaron la iglesia con zonas vulnerables al cambio climático. Para la Primera Iglesia Menonita, el tema se hizo prominente de una manera diferente. Uno de los encuestados explicó:

En Alberta, se habla mucho del petróleo y gas como la base de la economía. Eso plantea la cuestión de lo que vamos a hacer con nuestras emisiones de carbono. Pero las personas dentro y fuera de nuestra iglesia dependen de la extracción de recursos. Eso enmarca la conversación e impacta cómo miramos las cosas. Sabemos que los medios de vida de las personas son parte de esto.

De una forma u otra, el cambio climático tocó directamente a cada una de estas
congregaciones, propulsándolas hacia la acción climática.

Los hallazgos de este estudio ofrecen estímulo para las personas de fe que esperan que la iglesia ponga su peso moral detrás de los esfuerzos del cambio climático. Primero, mucha gente está lista para enfrentar el cambio climático. Una encuesta creada por el Centro de Soluciones Climáticas Sostenibles, un programa recientemente lanzado en la Universidad Menonita del Este en colaboración con el CCM y Goshen College, analizó las respuestas al cambio climático en la comunidad menonita. Casi dos tercios de las personas encuestadas de la MC USA dijeron que estaban alarmadas o preocupadas por el cambio climático. Este hallazgo sugiere que la mayoría de los miembros de la MC USA está lista para enfrentar los problemas del cambio climático si se le proporciona un buen liderazgo.

En segundo lugar, la comunicación eficaz contribuye en gran medida a mejorar el apoyo a la acción contra el cambio climático. Ninguna de las cuatro congregaciones informó de conflictos relacionados con sus iniciativas de cambio climático, posiblemente porque sus líderes son buenos comunicadores. Los líderes usaron una variedad de maneras de comunicarse con la congregación acerca de las iniciativas para mantenerlas en primer plano. Estas incluyen anuncios, tiempo de la niñez, sermones y proyectos que requieren mano de obra de muchas personas voluntarias. Además, a pesar de los niveles avanzados de educación, los líderes explicaron las razones teológicas para su trabajo en el cambio climático en un lenguaje accesible.

Finalmente, este estudio subraya la importancia del desarrollo del liderazgo. Tanto las futuras personas dedicadas al pastorado como los potenciales profesionales del medio ambiente ahora tienen la oportunidad de aprender en entornos basados en la fe donde el cuidado de la creación es una prioridad. Anabaptist Mennonite Biblical Seminary (AMBS por sus siglas en inglés) expresa su deseo de trabajar en el cambio climático a través de su membresía en la Seminary Stewardship Alliance, a través de iniciativas curriculares y de la extracción de energía de una gran instalación solar. Abundan las oportunidades de pregrado, como las tres carreras sobre sostenibilidad que Goshen College lanzó este año: estos estudios tienen el potencial de desarrollar más líderes para el cuidado de la creación como los representados en este estudio.

Para la Red Menonita de Cuidado de la Creación, el hallazgo más destacable de este estudio congregacional es la conclusión de que los esfuerzos para movilizar a las congregaciones a la acción del cambio climático deberían enfocarse más deliberadamente en las personas que ejercen la pastoral y su rol como lideresas y líderes morales y eco-teólogas/os dentro de las congregaciones. En segundo lugar, la investigación anterior afirma el enfoque de base amplia de la Red que anima a las
congregaciones a trabajar en el cuidado de la creación en formas relevantes para sus propios contextos. Si la gente está motivada por las amenazas que les involucran personalmente, la pregunta más eficaz para una congregación preguntarse no
es “¿cómo podemos combatir el cambio climático?”, sino más bien, “¿cuáles preocupaciones ambientales nos amenazan?”. Una acción extrema contra la contaminación del aire traerá consigo beneficios al cambio climático, incluso si la motivación es asma en la infancia y no un deseo más abstracto de reducir el carbono. Las fincas saludables pueden reducir el carbono sin importar si la persona agricultora teme el cambio climático o la erosión del suelo. Al enfocarse en involucrar a las
pastoras y pastores en el cuidado de la creación y alentar a las congregaciones a encontrar motivación personal para trabajar en asuntos ambientales, la Red Menonita de Cuidado de la Creación y otras organizaciones basadas en la fe pueden ayudar a
desarrollar las características dentro de las congregaciones que conducen al cambio climático.

Jennifer Halteman Schrock es líder de la Red Menonita de Cuidado de la Creación y gerente de comunicaciones en el Centro de Aprendizaje Ambiental Merry Lea del Goshen College.

Aprende más

Mennonite Creation Care Network. Available at http://www.mennocreationcare.org/

Park View Mennonite Church. “Creation Care Council.” Available at http://www.pvmchurch.org/about-the-creation-care-council.html.

Park View Mennonite Church. “Approach to Climate Emissions.” (September 2015). Available at https://docs.google.com/document/d/15rfBnElI3u2WWIavHOo_V-sVN8QBR3adAAnvprnbVxs/edit.

Mennonite Creation Care Network. “Virginia Church Pays Climate Change Reparations” (April 2017). Available at http://www.mennocreationcare.org/virginia-church-pays-climate-change-reparations/.

Mennonite Creation Care Network. “Net Zero Energy Grants” (n.d.) Available at http://www.mennocreationcare.org/green-energy-grants/.

Stella, Rachel. “Virginians Put a Charge into Creation Care.” Mennonite World Review (August 2016). Available at http://mennoworld.org/2016/08/29/news/virginians-put-a-charge-into-creation-care/.

 Anabaptist Mennonite Biblical Seminary. “Creation Care Efforts at AMBS.” Available at http://www.ambs.edu/about/creation-care.

Center for Sustainable Climate Solutions. Available at https://www.sustainableclimatesolutions.org/.

Yale Program on Climate Change Communication. “Global Warming’s Six Americas.” (2008). Available at
http://climatecommunication.yale.edu/about/projects/global-warmings-six-americas/.

El fondo verde para el clima

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de Verano de 2017 se publicaran en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

El mayor sufrimiento por los impactos del cambio climático está siendo sentido por aquellas comunidades que ya tienen mayor necesidad—y que son las menos equipadas para responder eficazmente. Estas comunidades vulnerables son también las menos responsables de causar el cambio climático. Las naciones ricas, incluyendo a los Estados Unidos, son las principales responsables del cambio climático y, por lo tanto, tienen la obligación moral de reparar los daños y ayudar a las comunidades a adaptarse a las nuevas realidades. En reconocimiento de esta obligación moral, el CCM y otras organizaciones basadas en la fe han abogado firmemente por el aumento de la financiación del gobierno de los Estados Unidos para programas internacionales para ayudar a las comunidades de bajos ingresos a adaptarse al impacto del cambio climático.

Lamentablemente, la actual administración estadounidense no sólo ha prometido detener la financiación para los esfuerzos internacionales de adaptación, sino que recientemente anunció que retiraría a los Estados Unidos del acuerdo de París, un acuerdo internacional sobre mitigación y adaptación al cambio climático formulado en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y firmado por todos menos dos de los países del mundo.

Trabajando con asociados en la fe en Washington, D.C., el personal del CCM aboga directamente con funcionarios del gobierno de Estados Unidos y también trabaja para educar a los constituyentes sobre la necesidad de apoyo para la adaptación climática, animándolos a abogar a sus miembros del Congreso. En los últimos años, gran parte de esta incidencia se ha centrado en el Fondo Verde para el Clima (FVC). En 2014, Estados Unidos prometió $3 mil millones al FVC, pero, cada año desde entonces, ha sido una difícil lucha conseguir la aprobación por parte del Congreso de estos fondos. Mientras tanto, aunque la comunidad de fe ha continuado apoyando al FVC, una creciente tensión ha surgido dentro de los esfuerzos de incidencia del cambio climático basados en la fe entre abogar por una financiación continua y, al mismo tiempo, criticar las deficiencias del fondo.

El Fondo Verde para el Clima fue creado en 2010 por la CMNUCC [Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático]. En la actualidad, el FVC es uno de los varios mecanismos existentes para la financiación multilateral de proyectos climáticos, pero se espera que el FVC se convierta en el principal mecanismo para dicha financiación en los próximos años. El FVC no es una agencia de las Naciones Unidas, pero es una institución legalmente independiente responsable ante la CMNUCC. El fondo está destinado a ser parte de una respuesta transformadora de cambio de paradigma al cambio climático, implementando un enfoque sensible al género e impulsado por cada país para la mitigación y la adaptación.

La Junta del FVC consta de 24 miembros con igual representación de “países desarrollados y en desarrollo”. Dos representantes de la sociedad civil y dos del sector privado actúan como observadores sin derecho a voto a las reuniones de la Junta. El FVC financia proyectos de mitigación y adaptación, así como de transferencia de tecnología y construcción de capacidades. Los proyectos se financian mediante donaciones y préstamos en condiciones favorables del FVC, a menudo en combinación con fondos públicos locales o privados. El Banco Mundial es el fideicomisario interino del FVC hasta que se elija un administrador fiduciario permanente a través de un proceso abierto y competitivo.

Una campaña inicial de recaudación de fondos obtuvo promesas para el FVC de 37 países por un total de $10.2 mil millones. Los fondos asignados al FVC se destinan a ser una nueva financiación en lugar de ser una reasignación de fondos de los programas de asistencia al desarrollo existentes. Para 2015, el FVC había recibido contribuciones firmadas por más del 50% de las promesas, alcanzando un punto de referencia para permitir que el fondo comenzara a aprobar proyectos.

Los proyectos del FVC se centran en una variedad de esfuerzos de mitigación y adaptación, incluyendo esfuerzos para desarrollar energía renovable, mejorar la eficiencia energética, fortalecer la resiliencia a los impactos del cambio climático y proteger los medios de vida sostenibles. Todos los países en desarrollo miembros de la CMNUCC son elegibles para recibir fondos del FVC. El financiamiento proviene de entidades acreditadas que pueden incluir bancos de desarrollo nacionales o regionales, ministerios gubernamentales, organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones nacionales o regionales que cumplen con las normas de acreditación.

A finales de 2015, el FVC aprobó sus primero ocho proyectos por un total de $169 millones, incluyendo un bono ecológico de eficiencia energética en América Latina y un sistema de alerta temprana para los desastres relacionados con el clima en Malawi. En 2016, la Junta aprobó un financiamiento adicional de $1.300 millones, incluyendo un proyecto de seguridad alimentaria y resiliencia de $166 millones en India para micro-irrigación solar en las zonas tribales vulnerables de Odisha y un proyecto hidroeléctrico de $232 millones en las Islas Salomón.

En muchos sentidos, los objetivos declarados del FVC se alinean bien, al menos en teoría, con los objetivos del CCM en áreas tales como participación de las partes interesadas, sensibilidad de género, construcción de capacidad local y llegar a las personas más vulnerables. En realidad, sin embargo, los miembros de la Junta y las personas defensoras del FVC han planteado preocupaciones sobre las garantías, consulta y transparencia.

En 2015, el FVC recibió una intensa presión para comenzar a financiar proyectos, pero al mismo tiempo, la Junta aún estaba en el proceso de desarrollar políticas y procedimientos. Un miembro de la junta comentó: “Estamos construyendo el avión mientras lo volamos”. La constante prisa por mantener los fondos fluyendo significa que incluso los miembros de la Junta se quejan de que no tienen la información adecuada para evaluar proyectos individuales. Los representantes de la sociedad civil han planteado objeciones sobre algunas entidades de financiación acreditadas (la mayoría de las cuales son multilaterales y bilaterales de desarrollo), señalando vínculos con la industria de combustibles fósiles, mala administración financiera y violaciones de los derechos humanos.

El FVC está utilizando las salvaguardias sociales y ambientales de la Corporación Financiera Internacional hasta que desarrolle sus propias. Estas normas incorporan algunos elementos buenos, pero carecen de un criterio sólido para la consulta y consentimiento a nivel local y contienen protecciones insuficientes para los derechos de los pueblos indígenas, así como para los hábitats nacionales y biodiversidad. En 2015, un proyecto de restauración de humedales en Perú fue objeto de críticas debido a la preocupación de si las comunidades indígenas habían sido debidamente consultadas. Persisten las dudas sobre la adecuación de la consulta con las comunidades locales y transparencia del proceso de aprobación del proyecto.

Otras preocupaciones han sido: la necesidad de aumentar la capacidad de las instituciones locales, el proceso de considerar los proyectos de alto riesgo, los beneficios de los proyectos grandes y los de menor escala, el nivel y tipos de cofinanciación con el sector privado, las definiciones de adaptación y mitigación y el uso de subvenciones versus préstamos.

El FVC sigue trabajando para abordar las preocupaciones. Problemas internos de capacidad plagaron el fondo al principio, pero desde entonces ha aumentado significativamente la cantidad de personal. Esta ampliación de personal ha permitido al fondo realizar mejoras iniciales en las comunicaciones y transparencia. El FVC está desarrollando sus propias salvaguardias ambientales y sociales y se ha comprometido a desarrollar una política de los pueblos indígenas.

La junta continúa debatiendo cómo proveer más fondos para desarrollar la capacidad a nivel local. Además, las agencias nacionales de desarrollo, como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés), han comenzado a reorientar algunos fondos para reforzar los esfuerzos de fortalecimiento de capacidades del FVC.

En el futuro, la participación del gobierno de Estados Unidos en la financiación y configuración del FVC está en duda, especialmente a la luz de la inminente retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París. Las contribuciones totales de Estados Unidos al fondo hasta ahora totalizan $1 billón. La administración actual, sin embargo, ha declarado que no cumplirá con los $2 billones restantes de la promesa de EE.UU. Hasta ahora, las personas que abogan por la financiación estadounidense del FVC han mantenido un buen diálogo con el representante estadounidense en la Junta del FVC, pero no está claro si este acceso continuará. El CCM y sus asociados continuarán impulsando cambios positivos usando cualquier vía disponible, incluyendo el diálogo con los representantes de la sociedad civil sin derecho a voto en la Junta. A pesar de que el FVC sigue siendo un trabajo en progreso, hay espacio para la incidencia en los derechos humanos para llamar al Fondo Verde para el Clima a ser lo que se pensó que fuera, una herramienta muy necesaria para ayudar a las comunidades vulnerables a adaptarse al clima cambiante.

Tammy Alexander es asociada legislativa sénior para asuntos domésticos en la Oficina del CCM EE.UU. en Washington.

Aprende más

Amerasinghe, Niranjali, Joe Thwaites, Gaia Larsen, and Athena Ballesteros. The Future of the Funds: Exploring the Architecture of Multilateral Climate Finance. Washington, D.C.: World Resources Institute, 2017. Available at http://www.wri.org//sites/default/files/The_Future_of_the_Funds_0.pdf.

GCF 101: A Comprehensive Guide on How to Access the Green Climate Fund. Available at greenclimate.fund/gcf101. Green Climate Fund: Projects. Available at http://www.greenclimate.fund/projects/browse-projects.

Green Climate Fund: Projects. Available at http://www.greenclimate.fund/projects/browse-projects.

Schalatek, L., Nakhooda, S. and Watson, C. Overseas Development Institute. The Green Climate Fund. In Climate Finance Fundamentals 11 (December 2015). Available at http://www.climatefundsupdate.org/listing/green-climate-fund.

Additional resources on U.S. environmental policy available at https://washingtonmemo.org/environment./

National Congress of American Indians on the impact of climate change on indigenous communities. Available at http://www.ncai.org/policy-issues/land-natural-resources/climate-change.

Construyendo la resiliencia en un distrito propenso a la sequía en Etiopía

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de Verano de 2017 se publicaran en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

Boricha woreda (distrito) se encuentra en la zona de Sidama de la Región de las Naciones, Nacionalidades y Pueblos Sureños de Etiopía. Uno de los distritos más propensos a la sequía en Etiopía, Boricha es casi completamente dependiente de la agricultura alimentada por la lluvia. Boricha ha sido fuertemente afectada por el cambio climático, experimentando sequías recurrentes y variabilidad de las precipitaciones. La degradación de la tierra ha causado la formación de zanjas que están invadiendo tierras agrícolas y creando erosión significativa del suelo, lavando semillas, fertilizantes y plántulas de las tierras agrícolas, reduciendo la capacidad de producción, dañando la salud y productividad del suelo y afectando los ingresos de los hogares. Los impactos del cambio climático y la degradación de la tierra, junto con el alto crecimiento demográfico, pequeñas propiedades agrícolas y analfabetismo, son las principales causas de inseguridad alimentaria en la zona y han dado como resultado una baja capacidad de adaptación de la comunidad a los impactos del cambio climático. Este artículo comparte los esfuerzos de la Asociación de Alivio y Desarrollo de la Iglesia Meserete Kristos (MKC-RDA por sus siglas en inglés) para construir resistencia al cambio climático en Boricha y analiza hallazgos claves que indican que los esfuerzos del MKC-RDA en Boricha han contribuido a la conservación de suelos y agua, lo que a su vez reduce la vulnerabilidad a los impactos del cambio climático.

Durante más de una década hasta 2014, la MKC-RDA llevó a cabo un programa de reducción de riesgos de desastre y seguridad alimentaria orientado a la comunidad y medio ambiente en Boricha con el objetivo de abordar las causas a corto y largo plazo de la inseguridad alimentaria y de resiliencia al cambio climático. El programa adoptó la estrategia de “ayuda y desarrollo”, en la que se implementan intervenciones de alivio y desarrollo simultáneamente para proporcionar a las comunidades vulnerables redes de seguridad eficientes durante los períodos de hambre, junto con estrategias de seguridad alimentaria a largo plazo para ayudar a las comunidades a satisfacer sus necesidades alimentarias en el futuro y para que tengan la capacidad de hacerle frente a peligros tales como la sequía. Este enfoque enfatizó la preparación para desastres y construcción de la resiliencia de la comunidad a los desastres futuros al reducir la vulnerabilidad, en lugar de centrarse únicamente en el apoyo inmediato a las víctimas de desastres.

Uno de los componentes del programa Boricha fue la provisión de alimentos y transferencias de efectivo previsibles a través de iniciativas de alimentos por trabajo (APT) y efectivo por trabajo (EPT) diseñadas para contribuir al logro del objetivo general de adaptación y resiliencia al cambio climático. Este programa de la red de seguridad proporcionó pagos en efectivo o maíz y aceite comestibles a los hogares vulnerables, satisfaciendo sus necesidades alimentarias durante meses cuando la mayoría de la población experimentaba la inseguridad alimentaria. Estas estrategias de APT y EPT también aseguraron que los hogares tuvieran los medios para reconstruir y mantener sus medios de subsistencia con éxito después de la sequía crónica. Las personas participantes recibieron alimentos o efectivo por trabajo que ayudó a la rehabilitación de caminos y puentes para permitir a los miembros de la comunidad transportar sus productos al mercado e implementación de estrategias de conservación de suelos y agua, como la construcción de terrazas y estanques de recolección de agua. Otras iniciativas incluyeron la producción de plántulas para la agrosilvicultura en viveros y en tierras comunales y privadas, y construcción de bancos de semillas para asegurar el fácil acceso de las personas agricultoras a las variedades de cultivos adaptados a las condiciones locales.

Otro enfoque del programa Boricha fue la implementación de la agricultura climáticamente inteligente (CSA por sus siglas en inglés para Climate Smart Agriculture), incluyendo tecnologías de agricultura conservacionista. CSA se define como “la agricultura que aumenta de forma sostenible la productividad, resiliencia (adaptación) y reduce/elimina los gases de efecto invernadero (mitigación) donde es posible” (FAO). Las actividades del proyecto en el marco de la CSA incluyeron la optimización del uso de los recursos de la tierra, introducción de medidas anti-erosivas y tecnologías de recolección y ahorro de agua, promoción del forraje y desarrollo agroforestal y capacitación en técnicas de agricultura conservacionista como la cobertura, alteración mínima del suelo, rotación de cultivos y adopción de patrones de cultivo apropiados, como el cultivo intercalado. Además, el proyecto Boricha estableció y fortaleció grupos de personas agricultoras, grupos de ahorro, grupos de autoayuda y otras organizaciones comunitarias para apoyar la promoción de prácticas agrícolas sostenibles, aumentar la capacidad de conservación de suelos y agua, apoyar iniciativas de generación de ingresos e incrementar la alfabetización.

Un equipo independiente evaluó el programa de Boricha dos años después de que finalizó para determinar los impactos del programa. La evaluación encontró que, dada la degradación ambiental en Boricha, el manejo sostenible de los recursos naturales era fundamental para la búsqueda de la seguridad alimentaria y desarrollo económico dentro de la comunidad. Las actividades de conservación del suelo y del agua han permitido la rehabilitación de la tierra y de los recursos naturales: se han protegido más de setecientas hectáreas, lo que contribuye a mejorar la cobertura vegetal. Los beneficios incluyen una mayor disponibilidad de abono orgánico a través de follaje de plantas reforestadas o mantenidas, mejor disponibilidad de leña, minimización de la erosión eólica y disponibilidad de árboles para los medicamentos tradicionales. Las actividades del proyecto también contribuyeron a la restauración de los suelos y prevención de la salinización y pérdida de tierras de cultivo, incluso mediante la reforestación de tierras inutilizables. Las terrazas, montículos de tierra, represas de control de la escorrentía y otras actividades de control de inundaciones, erosión y de aprovechamiento del agua mejoraron la fertilidad del suelo y restauraron las fuentes de agua subterráneas y superficiales. Las técnicas de agricultura conservacionista, incluyendo la cobertura del suelo y adición de compostaje, también contribuyeron a reducir la erosión del suelo, mejorar la capacidad de retención de agua de las tierras de cultivo y aumentar la productividad del suelo. Incluso en años con lluvias tardías, esporádicas o escasas, las personas agricultoras que practicaban la agricultura conservacionista se beneficiaron de mayores niveles de humedad residual, lo que permitió germinar las semillas y mantener la madurez del cultivo. Como resultado de las actividades del proyecto, las comunidades han reducido el riesgo de desastres debido a las inundaciones, aumentaron la productividad agrícola y mejoraron el acceso al agua para el riego y uso doméstico, contribuyendo a la resiliencia a los impactos del cambio climático.

El proyecto Boricha resultó en la reducción de la pobreza y mejora de la seguridad alimentaria para la mayoría de los hogares participantes, aumentando su capacidad para enfrentar y manejar los efectos de los peligros. El setenta y tres por ciento de todos los hogares participantes declararon que lograron salir exitosamente de la pobreza extrema durante el término del programa; sólo el seis por ciento de los hogares que participaron en el proyecto informaron que siguen estando en situación de extrema pobreza. La reforestación de las cuencas hidrográficas y biodiversidad resultante contribuyeron a la expansión de las actividades de engorde, ganadería y apicultura para la generación de ingresos. Las plantaciones de árboles, así como la vegetación que surgió por las actividades de conservación de suelos y agua, crearon empleo y mejoraron los ingresos a través de la recolección forestal y venta de subproductos. Debido a los ingresos suplementarios obtenidos a través de la venta de productos sobrantes de los huertos del proyecto, miel y frutos cosechados de la agrosilvicultura, las mujeres experimentaron mejores medios de vida e ingresos. Estas mujeres reportaron mayor autoestima y mayor independencia financiera. Además, la situación general de seguridad alimentaria de la comunidad beneficiaria mejoró durante el período del programa. Por ejemplo, la frecuencia de la ingesta diaria de alimentos de tres comidas al día aumentó de 12,9 por ciento al inicio del proyecto a 77 por ciento al final, mientras que aquellas personas que consumían dos o menos comidas al día disminuyeron del 87,1 por ciento a 21 por ciento. En general, la evaluación encontró que el proyecto proporcionaba a los hogares oportunidades de medios de vida más exitosos y diversos, contribuyendo al aumento de los ingresos y seguridad alimentaria. Como resultado de diversas fuentes de ingresos, mayor capacidad para ahorrar dinero y mejorar la seguridad alimentaria, los hogares en Boricha son más resilientes, capaces de adaptarse a las condiciones cambiantes y hacerle frente a los efectos de los peligros.

Los resultados del programa MKC-RDA en Boricha demuestran que, la programación de alimentos y transferencia de efectivo para abordar la inseguridad alimentaria estacional, las intervenciones agrícolas climáticamente inteligentes y el manejo sostenible de los recursos naturales, desempeñan un papel importante en la protección de los bienes e ingresos de las familias pobres mitigando el riesgo de desastre y construyendo resiliencia a los impactos del cambio climático en las comunidades afectadas por la sequía.

Frew Beriso es especialista en agricultura conservacionista con el Banco de Granos Canadiense en Etiopía. Anteriormente trabajó para MKC-RDA como Gerente del Programa Boricha.

Aprende más

Pugeni, Vurayayi. “Sub-Dejel Watershed Rehabilitation Project, Ethiopia.” Canadian Coalition on Climate Change and Development. 2013. Available at http://c4d.ca/wp-content/uploads/2013/03/2013-CaseStudy-MCC-Ethiopia.pdf.

Nyasimi, M., Amwata, D., Hove, L., Kinyangi, J., and Wamukoya, G. “Evidence of Impact: Climate-Smart Agriculture in Africa.” 2014. Available at https://ccafs.cgiar.org/publications/evidence-impact-climate-smart-agriculture-africa-0#.WO_oNkdda72.

Empoderando a las mujeres para la reducción del riesgo de desastres en Myanmar

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de Verano de 2017 se publicaran en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

Rakhine, el segundo estado más pobre de Myanmar, está frecuentemente expuesto a peligros naturales, incluyendo ciclones, inundaciones, deslizamientos de tierra, terremotos, sequías, tsunamis e incendios en zonas boscosas y rurales. Los modelos de cambio climático predicen que Myanmar experimentará durante los próximos años y décadas un aumento de las temperaturas, periodos de sequía más frecuentes e intensos, cambios en los patrones de lluvias y un mayor riesgo de inundaciones, así como fenómenos meteorológicos extremos más intensos y frecuentes que generan tormentas e inundaciones y el aumento en el nivel del mar que afectará a casi todas las comunidades del país. Las comunidades en Rakhine ya están enfrentando una variedad de estos impactos. Rakhine también corre el riesgo de sufrir desastres complejos exacerbados por los peligros naturales: una combinación de escasez de alimentos, instituciones económicas, políticas y sociales frágiles o en crisis y conflictos internos que llevan al desplazamiento de personas. Rakhine sufre un conflicto político y militar desde hace muchos años entre el gobierno central, el Ejército de Myanmar y los nacionalistas budistas, por un lado, y el Ejército de Arakan y la comunidad musulmana Rohingya, por otro. Además, el Ejército Rakhine/Arakan tiene conflictos con otros grupos indígenas en Rakhine (el gobierno nacional reconoce 135 grupos étnicos en Myanmar): los combates han desplazado repetidamente a la gente de sus hogares y aldeas, aumentando así su vulnerabilidad. La falta de recursos y educación, junto con estas complejas relaciones sociales en un estado multi-religioso y multi-étnico, añaden a la vulnerabilidad de la gente en Rakhine.

Las mujeres de Rakhine son desproporcionadamente vulnerables a los desastres complejos, peligros naturales y efectos del cambio climático debido a las creencias culturales, prácticas tradicionales y condiciones socioeconómicas. Las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar una mayor pérdida de medios de subsistencia y violencia de género. En algunas situaciones, han experimentado una mayor pérdida de vidas durante y después de un desastre. Mujeres para el Mundo (WFW por sus siglas en inglés), una organización no gubernamental de Myanmar con base en Yangon, se asocia con la Coalición de Mujeres Indígenas para la Paz (IWCP por su siglas en inglés) en Rakhine para reducir el riesgo y aumentar la resiliencia. Ellas creen que el género e identidad indígena son elementos críticos para abordar los impactos del cambio climático y riesgo de desastres. La integración de los conocimientos locales de las mujeres indígenas de Rakhine y sus prácticas en la mitigación de los desastres, preparación y esfuerzos de respuesta son esenciales para reducir el riesgo y aumentar la resiliencia.

WFW e IWCP trabajan con diversos grupos de ahorro de mujeres para aumentar la comprensión de los impactos del cambio climático, evaluar sus conocimientos locales y aumentar su capacidad para prepararse y responder a los eventos de desastre. La creencia principal de WFW es que, aunque las mujeres son los miembros más vulnerables de la comunidad, son también las agentes para el cambio. En Rakhine, la falta de oportunidades de empleo ha dado lugar a la migración de hombres y mujeres jóvenes para encontrar trabajo fuera de sus aldeas, dejando a las mujeres, personas ancianas, niñas y niños para lidiar con las secuelas de los peligros naturales. Las mujeres son las cuidadoras de la niñez y de las personas enfermas y ancianas; suelen ser las únicas sostenedoras de la familia, ya que los hombres, niñas y niños mayores salen a buscar oportunidades de trabajo en los centros urbanos o más allá de las fronteras; ellas son responsables de conseguir los alimentos; son proveedoras informales de atención médica; son responsables del cuido del ganado; y son responsables de encontrar y mantener el suministro de agua potable. Las mujeres son más restringidas para realizar viajes y tienen más probabilidades de ser restringidas de poseer tierras, de endeudarse o de invertir dinero, y de diversificar los medios de subsistencia a través del inicio de un nuevo negocio.

Por el contrario, las mujeres son también poseedoras de conocimientos culturales, históricos y económicos esenciales dentro de sus comunidades, lo que las convierte en participantes vitales en los esfuerzos para reducir el riesgo de desastres. Las mujeres administran los recursos ambientales para sostener a sus hogares y actúan como proveedores de salud informales. Tienen habilidades de supervivencia y de responder a desastres, tienen redes comunitarias locales y poseen conocimiento local de la comunidad, incluyendo la ubicación y necesidades de las personas más vulnerables (niñez, ancianas, con discapacidad) durante una crisis, convirtiéndolas en actores críticos en la reducción del riesgo de desastres (RRD).

WFW y IWCP reúnen a mujeres para construir juntas la paz y resiliencia a través de un modelo de grupo de ahorro para mujeres. Además de la capacitación en formación de grupos y gestión de ahorros, los miembros del grupo también reciben capacitación sobre los derechos de las mujeres, transformación de conflictos, violencia doméstica y la RRD. Se les enseña a realizar mapeos para evaluar las vulnerabilidades en sus aldeas, desde el mapeo de la infraestructura hasta la cartografía de la población de las familias y hogares. Representantes de cada grupo, que representan diferentes grupos étnicos, se reúnen para recibir capacitación intensiva sobre transformación de conflictos y manejo de desastres que, luego, reproducen en sus grupos. Los miembros de la IWCP continúan trabajando con los grupos de ahorro, apoyándolos mientras aprenden y planifican.

WFW opera desde el supuesto de que las mujeres no pueden comenzar a adaptarse al cambio climático si no creen que pueden. Para fortalecer la autonomía, WFW emplea un proceso de aprendizaje participativo. Las personas capacitadoras de WFW, primero conciencian a los grupos de mujeres en un ambiente de apertura a las historias y experiencias de las mujeres en desastres como un método de aprender y nombrar lo que las mujeres ya saben. Por ejemplo, las mujeres ya saben que el refugio para mujeres, niñas y niños es vulnerable a los peligros naturales y que el refugio resistente al ciclón más seguro no proporciona privacidad a las mujeres ni a la niñez. Saben que las lluvias están aumentando y las temperaturas también lo están, lo que lleva a una mayor incidencia de la malaria y la necesidad de más mosquiteros. Después de que el personal de WFW ha introducido el proceso de mapeo de aldea, se retiran (a su oficina en Yangon) mientras que los grupos de ahorro siguen creando mapas de aldea que, identifican las fortalezas y debilidades geográficas, los hogares (incluyendo el número de miembros de la familia en cada hogar) y las personas más vulnerables y sus lugares de residencia (ancianas, ancianos, niñas y niños pequeños, personas con discapacidad). Las mujeres también señalan la ubicación de su ganado, escuelas, barcos de pesca y otros activos de la comunidad y del hogar.

En las capacitaciones de WFW, los miembros del grupo aprenden habilidades para evaluar los riesgos y vulnerabilidad y para identificar soluciones de adaptación sostenibles para sus comunidades. Las personas miembros del grupo de ahorros informan que el apoyo que reciben a través del grupo las hace menos vulnerables. A través del grupo de ahorro, las mujeres pueden acceder a préstamos para iniciar pequeños negocios, diversificando sus bases de ingresos. Un grupo formado por WFW está construyendo una letrina segura e higiénica para disminuir el riesgo de enfermedad. Otros grupos están abogando por mejorar los sistemas de alerta temprana en las lenguas indígenas, especialmente en relación con las noticias sobre pronósticos meteorológicos, y para obtener información más detallada sobre la naturaleza de los peligros para que las comunidades estén mejor preparadas para responder. Los grupos capacitados por WFW han identificado públicamente edificios resistentes a los ciclones en todas las aldeas que pueden servir adecuadamente como refugios seguros. En el caso de un peligro natural, las mujeres están preparadas para reunir el ganado en un lugar seguro donde puedan mantenerse hasta que el riesgo haya disminuido, y para almacenar alimentos y agua en un espacio seguro. Después de las inundaciones, las mujeres reconstruyen sus casas para ser más resistentes a las inundaciones, aprovechando los préstamos a través de su grupo de ahorros. Reconociendo la necesidad de mejorar las prácticas de cultivo del arroz para disminuir la vulnerabilidad al cambio climático, los grupos han fortalecido sus relaciones con el departamento agrícola del gobierno para asegurar la asistencia técnica. Un grupo ya ha visto un aumento de los rendimientos después de usar un préstamo del grupo de ahorro para arrendar una parcela de capacitación y acceder al apoyo técnico del departamento agrícola del gobierno. Empoderadas por el apoyo social y organizativo de los grupos de ahorro, las mujeres han formado equipos de RRD en sus aldeas encargados de proporcionar información accesible sobre los riesgos potenciales y desarrollar prácticas de registro para ayudar a evaluar posibles desastres y rastrear los cambios para facilitar la adaptabilidad continuta.

El papel de las personas vulnerables en las medidas de reducción del riesgo no debe subestimarse. Cuando las mujeres se involucran en abordar sus vulnerabilidades, se anima y empoderan para seguir haciendo mejoras en sus comunidades. Si las funciones y conocimiento local de las mujeres no están incluidos en la planificación y respuesta a desastres, las intervenciones de reducción del riesgo de desastres serán ineficaces para reducir el riesgo. Las mujeres son agentes vitales y poderosos del cambio: es imprescindible que participen en la planificación, preparación y respuesta ante desastres. Cuando WFW, IWCP y diversos grupos de ahorro de mujeres en Rakhine se unen para evaluar el conocimiento local e integrar este conocimiento en la planificación y acción de la RRD, reducen los riesgos que plantean los desastres naturales y complejos, y empoderan a las mujeres para crear una sociedad más pacífica, resiliente y adaptable.

Sandra Reisinger es representante del CCM para Myanmar, con sede en Phnom Penh, Camboya. Van Lizar es directora de Women for the World (WFW), un grupo asociado del CCM en Myanmar.

Aprende más

Ministry of Natural Resources and Environmental Conservation. Myanmar Climate Change Strategy and Action Plan (MCCSAP) 2016–2030. (July 2016). Available at http://myanmarccalliance.org/mcca/wp-content/uploads/2016/07/MCCA-Strategy_ActionPlan_11July2016V1.pdf.

Enarson, E. Working with Women at Risk: Practical Guidelines for Assessing Local Disaster Risk. (April 2002). Available at http://reliefweb.int/report/world/working-women-risk-practical-guidelines-assessing-local-disaster-risk.

Mitchel, T., Tanner, T., and Lussier, K. We Know What We Need: South Asian Women Speak Out on Climate Change Adaptation. Action Aid. (November 2007). Available at http://www.actionaid.org/publications/we-know-what-we-need-south-asian-women-speak-out-climate-change-adaptation.

UNISDR. Making Disaster Risk Reduction Gender-Sensitive: Policy and Practical Guidelines. Geneva, Switzerland: United Nations, 2009. Available at http://www.unisdr.org/files/9922_MakingDisasterRiskReductionGenderSe.pdf.

UN World Conference on Disaster Risk Reduction. Mobilizing Women’s Leadership in Disaster Risk Reduction: High Level Multi-Stakeholder Partnership Dialogue. (March 2015). Available at http://www.wcdrr.org/uploads/Mobilizing-Women%E2%80%99s-Leadership-in-Disaster-Risk-Reduction.pdf.

Cambio climático y seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de Verano de 2017 se publicaran en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

Los grupos asociados del CCM y sus comunidades en América Latina y el Caribe cada vez más sienten los efectos del cambio climático sobre la seguridad alimentaria. En febrero de 2017, el CCM reunió a representantes de once países de América Latina y el Caribe en un encuentro para compartir experiencias y conocimientos sobre los temas del cambio climático y seguridad alimentaria y aprender cómo el CCM puede apoyarles mejor en la adaptación al cambio climático. Si bien los desafíos que enfrentan son muchos, los grupos asociados del CCM y sus comunidades están respondiendo fortaleciendo los esfuerzos colectivos para la mitigación de desastres y aumento de la seguridad alimentaria, incluyendo el empleo de prácticas innovadoras de agricultura y manejo de recursos naturales y abogando para influir en las políticas que afectan a sus recursos naturales.

Aunque las personas participantes en esta consulta representaron a organizaciones de diversos contextos, surgieron temas comunes en sus conversaciones relacionadas con el cambio climático y su efecto sobre la seguridad alimentaria en sus comunidades. Los impactos del cambio climático observados por los grupos asociados incluyeron condiciones de sequía, patrones de precipitación impredecibles y temperaturas elevadas. Las fechas en que las lluvias han llegado normalmente, señalando el inicio del tiempo de siembra, se han vuelto poco fiables, mientras que las lluvias más tarde en la temporada se han vuelto esporádicas. La investigación científica confirma la evidencia anecdótica presentada por estas organizaciones de que el cambio climático está ocurriendo. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático informa sobre los aumentos de temperatura en América Central y América del Sur, así como la disminución de las lluvias en Centroamérica. Se prevé que las regiones vulnerables experimentarán cambios continuos en la disponibilidad de agua debido a la disminución de las lluvias en general. Además, los fenómenos climáticos extremos inusuales han afectado gravemente a la región de América Latina, aumentando la vulnerabilidad de las comunidades ante el desastre. Mientras que los estudios sugieren que, gracias al cambio climático, en el futuro será posible cultivar maíz, yuca, arroz y sorgo en áreas donde, actualmente, tales cultivos no son posibles, casi la mitad de los municipios perderán alguna aptitud climática para sostener los cultivos actuales, especialmente café, frijoles y plátanos. El cambio climático ha tenido un impacto negativo significativo en la seguridad alimentaria en la región debido a sequías, patrones estacionales impredecibles y nuevas infestaciones de insectos que afectan la producción agrícola. Un número cada vez mayor de personas, especialmente jóvenes, están migrando a las ciudades u otros países porque ya no ven los medios de subsistencia rurales como opciones viables.

Los efectos del cambio climático en la seguridad alimentaria han dado lugar a desafíos comunes para las organizaciones de desarrollo de América Latina y el Caribe al implementar programas de seguridad alimentaria. En primer lugar, si bien los grupos asociados del CCM desean crear conciencia sobre el cambio climático para que las comunidades locales no contribuyan al problema, la falta de entendimiento científico dentro de las comunidades sobre las causas del cambio climático plantea desafíos. Algunas comunidades tienen explicaciones culturales o no científicas para el cambio climático, atribuyendo el cambio climático a que “la lluvia está siendo atada” debido a la falta de fe o al trabajo de espíritus o maldiciones. Estos supuestos erróneos sobre el cambio climático aumentan la dificultad de concienciar y cambiar las prácticas actuales en las comunidades, ya que los miembros de la comunidad no disciernen con facilidad lo que pueden cambiar y cuando necesitan centrarse en la adaptación.

En segundo lugar, los grupos asociados del CCM y sus comunidades luchan para saber cómo equilibrar las necesidades inmediatas de hambre derivadas de las pérdidas de cosechas con la implementación de estrategias de desarrollo a largo plazo y cuidado del medio ambiente. Varias organizaciones han prestado asistencia alimentaria a corto plazo para ayudar a sus comunidades a superar la brecha en las necesidades alimentarias durante los períodos de hambre. Sin embargo, esta estrategia plantea interrogantes sobre la visión a largo plazo, y los grupos asociados preguntan cuánto tiempo puede o debe llevarse a cabo la asistencia alimentaria y cómo la asistencia alimentaria estacional podría integrarse mejor en los esfuerzos de seguridad alimentaria a largo plazo.

En respuesta a estos desafíos, los grupos asociados del CCM implementan estrategias comunes para proteger y fortalecer la seguridad alimentaria ante el cambio climático. Estas organizaciones enfatizan la importancia de desarrollar estructuras que conecten entre sí a pequeños agricultores y sus comunidades. Al trabajar en conjunto de manera organizada, las personas agricultoras pueden ser más eficaces para adaptarse al cambio climático y mejorar la seguridad alimentaria aumentando las oportunidades de comercialización, así como sus esfuerzos colectivos para buscar el apoyo del gobierno local y nacional. Los grupos asociados también destacan la agroforestería como una estrategia que, a través de la siembra de árboles frutales, proporciona alimentos e ingresos, al tiempo que mitiga el riesgo de deslizamientos de tierra mediante la reforestación de áreas degradadas y propensas a deslizamientos. Los grupos asociados del CCM buscan una mayor capacitación en diversificación de cultivos y técnicas agrícolas mejoradas, uso de cultivos resistentes a la sequía o variedades de semillas, mejoramiento de las cadenas de valor a través del procesamiento o transformación de productos agrícolas y estrategias de conservación de agua y suelo. Una mejor capacitación y aprendizaje permitirá a las personas agricultoras fortalecer su potencial para la producción de alimentos y adaptarse a los impactos del cambio climático. Por último, estos grupos asociados reconocen la importancia de abogar a los diferentes niveles de gobierno para que influyan en las políticas y prácticas que serán clave para la protección de los recursos de agua y suelo locales y, por lo tanto, para la adaptación al cambio climático.

Uno de los grupos asociados del CCM en Bolivia, OBADES (Organización Bautista de Desarrollo Social), está utilizando algunas de estas estrategias para mejorar la producción agrícola en la región montañosa de Cocapata con el fin de aumentar los ingresos y la seguridad alimentaria de las familias afectadas por la sequía. OBADES apoya a las comunidades en la construcción de zanjas de infiltración de agua con el fin de recoger el agua de escorrentía de pendientes empinadas. A su vez, esta agua se utiliza para regar la papa y otros cultivos de hortalizas, así como para alimentar los acuíferos en las zonas bajas. El personal imparte capacitación a las personas agricultoras sobre la producción de cultivos orgánicos, ordenación de los recursos naturales, conservación del suelo y uso eficiente del agua de escorrentía. El proyecto también promueve la producción de maca (una raíz rica en valor nutricional) como cultivo comercial y fortalece las asociaciones de productores comunitarios para proporcionar mayores oportunidades de procesar y vender productos de maca. Estas
estrategias proporcionan ingresos adicionales a las familias campesinas y les ayudan a hacer frente a la sequía, reduciendo así la pobreza, disminuyendo las tasas de migración y mejorando la seguridad alimentaria en la comunidad.

En Haití, los esfuerzos agroforestales han ayudado a mitigar los desastres. El CCM trabaja actualmente con 22 comunidades vulnerables en el valle de Artibonite para mejorar la seguridad alimentaria trabajando con pequeños agricultores locales y comités de viveros para cultivar y distribuir semillas de árboles frutales y no frutales, establecer huertos familiares agroforestales y reforestar áreas montañosas degradadas. Como parte de su programa de agroforestería, el CCM ha creado clubes infantiles para proporcionar jardines experimentales y prácticos para que la niñez participe en el aprendizaje sobre seguridad alimentaria, nutrición y protección del medio ambiente. Las niñas y niños, a su vez, influencian a sus madres y padres, quienes toman las decisiones en torno a la comida. Además, las personas agricultoras mejoran sus tierras de cultivo utilizando métodos de cultivo intercalado y plantando una diversidad de cultivos para aumentar y diversificar la producción. La producción agrícola se respalda a través de bancos de granos que permiten a las personas agricultoras almacenar semillas para la próxima temporada y que pueden servir como almacenamiento de alimentos en caso de sequías futuras. El trabajo de reforestación a largo plazo que el CCM ha apoyado durante los últimos 30 años en Haití probablemente mitigó los impactos del huracán Matthew en 2016. Después del huracán, el personal del CCM señaló que las comunidades con trabajos de reforestación significativos tuvieron menos huertos y casas destruidas, junto con menos derrumbes. La cubierta adicional de árboles de los esfuerzos de reforestación probablemente lentificó los vientos a nivel del suelo y aseguró la tierra para evitar deslizamientos. Las áreas más bajas que tenían reforestado la tierra a su alrededor también experimentaron menos inundaciones, probablemente como resultado de los árboles adicionales en las pendientes que ayudan al agua a absorberse más rápidamente en el suelo, lo que conduce a menos escorrentía hacia las zonas bajas.

Los grupos asociados le solicitan al CCM que les acompañe mientras enfrentan desafíos y desarrollan estrategias para responder al cambio climático. Durante el encuentro en Haití este invierno pasado, los grupos asociados enfatizaron la necesidad de que el CCM apoye la colaboración y fortalezca alianzas, redes y conexiones entre los asociados locales, comunidades y países para ayudar a estimular a la gente en su trabajo y promover el intercambio de conocimiento. Los asociados pidieron al CCM que se concentrara más en el trabajo de prevención y mitigación de desastres y produjera materiales educativos relacionados con las causas del cambio climático y estrategias clave para la seguridad alimentaria. Alentaron al CCM a utilizar su posición como organización internacional para apoyar los esfuerzos locales, regionales, nacionales e internacionales de incidencia con y en nombre de sus grupos asociados. Si bien el cambio climático y su impacto en la seguridad alimentaria presenta una multitud de desafíos para los grupos asociados de América Latina y el Caribe, sus esfuerzos diarios en las comunidades afectadas por el clima animan y desafían al CCM a apoyarles en la realización de este trabajo.

Darrin Yoder es coordinador regional de desastres para Centroamérica y Haití con el CCM. Vive en Managua, Nicaragua.

Aprende más

Carballo Escobar, C., Montiel Fernandez, W., and Ponce Lanza, R. Impactos y Alternativas de los Granos Básicos en Nicaragua ante el Cambio Climático. 2014. Available at http://www.humboldt.org.ni/node/1681.

Intergovernmental Panel on Climate Change. Climate Change 2014: Impacts, Adaptation, and Vulnerability. Part B: Regional Aspects. Contribution of Working Group II to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. 2014. Available at http://www.ipcc.ch/report/ar5/wg2/.

Schmidt A., Eitzinger, A., Sonder, K., and Sain, G. Tortillas on the Roaster (ToR) Central American MaizeBean Systems and the Changing Climate: Full Technical Report. 2012. Available at https://www.researchgate.net/publication/276099395_Tortillas_on_the_roaster_ToR_Central_American_maize-bean_systems_and_the_changing_climate_full_technical_report.

World Bank; CIAT. Climate-Smart Agriculture in Nicaragua. CSA Country Profiles for Africa, Asia, and Latin America and the Caribbean Series. Washington D.C.: The World Bank Group, 2015. Available at https://ccafs.cgiar.org/publications/climate-smart-agriculture-nicaragua#.WRMKKGnyuUk.