CCM, Vietnam y los legados de la guerra (Primavera 2017)

[Articulos Individuales de la edicion de Intersecciones de la Primavera del 2017 se publicaran en este blog cada semana. La edicion completa puede ser encontrada en MCC’s website.]

El 1 de noviembre de 1955 comenzó la guerra americana en Vietnam. El 30 de abril de 1975, la última tropa estadounidense evacuó el país. La evidencia de la guerra está en todas partes en el Vietnam de hoy. Los museos y monumentos que marcan la guerra se encuentran por todo el país. Tanto las personas combatientes como las civiles, junto con sus hijas/os, nietas/os e incluso bisnietas/os, siguen siendo afectadas por un químico defoliante rociado durante la guerra. El ambiente puede que nunca se recupere completamente.

Los gobiernos de Estados Unidos y Vietnam han comenzado a celebrar conmemoraciones de los 40, 50 y 60 años de varios eventos relacionados con la guerra. Tales conmemoraciones de la guerra tratan naturalmente de lidiar con las atrocidades soportadas, buscan honrar actos notables de valentía y se esfuerzan por sacar conclusiones sobre las lecciones aprendidas. La mayoría de estas conmemoraciones (americanas y vietnamitas) se centrarán en el impacto de la guerra en términos que evocan una respuesta emocional de apoyo nacionalista de un lado, mientras que vilipendian o ignoran el otro. Los vietnamitas celebrarán el triunfo heroico de un ejército superado en número y mal equipado sobre los invasores imperialistas estadounidenses. Los americanos honrarán el servicio y sacrificio de los veteranos americanos que lucharon en la guerra.

Las historias que los gobiernos vietnamita y estadounidense contarán no son las únicas historias. Las personas combatientes no fueron las únicas afectadas. En 1954, el Comité Central Menonita (CCM) envió personal para apoyar al pueblo vietnamita sufriente después de la guerra Indochina Francesa. El CCM mantuvo una presencia en Vietnam hasta 1976, cuando el gobierno de la recién reunida Vietnam requirió que todas las personas no vietnamitas abandonaran el país. En ese momento, el CCM siguió coordinando la asistencia humanitaria a Vietnam desde Tailandia. En 1990, cuando Vietnam volvió a abrir sus puertas, el CCM fue una de las primeras organizaciones no gubernamentales internacionales (OING) en establecer una oficina en Hanoi.

A lo largo de las décadas, las personas trabajadoras de CCM en Vietnam han tratado de involucrar a vecinas/os, colegas y grupos asociados vietnamitas a nivel personal y humano. Este compromiso ha producido historias importantes para recordar y compartir. Este número de Intersections muestra cómo el compromiso de seguir viendo la humanidad de la gente puede afectar no sólo las relaciones en el presente, sino que también sienta las bases del cómo las alianzas se desarrollen en el futuro.

Cuando la gente se reduce a ser vista sólo como “el enemigo”, su humanidad es despojada; en un conflicto intenso, casi cualquier cosa puede parecer excusable al tratar de derrotar a ese “otro”. La reducción de las personas al estatus de enemigo proporcionó una justificación para que militares estadounidenses bombardearan el paisaje vietnamita con bombas y pulverizaran el agente naranja contaminado con dioxina que marchitaba el follaje, lisiaba el ganado y enfermaba a combatientes y civiles que respiraban su niebla sofocante. Más de un millón de personas murieron en el curso de la guerra estadounidense en Vietnam (algunas estimaciones son tan altas como 3,6 millones); millones más han sufrido el impacto continuo del Agente Naranja. Aún hoy, las niestas/os y bisnietas/os de las personas que vivieron la guerra nacen con graves discapacidades y otros problemas de salud debido a la exposición a la dioxina del agente naranja.

Otro legado de la guerra se desarrolló simultáneamente en medio de las atrocidades. Este legado mantuvo la determinación de ver a las personas humanas como humanas— como compañeras portadoras de la imagen del gran Creador, igualmente merecedoras de vida y amor, incluso en medio del conflicto. Aquellas personas que se mantuvieron fieles a la resolución pacífica de los conflictos y al principio de prestar asistencia a las necesitadas no sólo ayudaron a preservar la vida en ese momento, sino que también comenzaron a desfoliar la cobertura de protección que existe cuando etiquetan a alguien como “enemigo”.

Antes de que comenzara la guerra, a lo largo del conflicto, en sus secuelas y continuando hoy en día, el CCM ha tratado de ayudar a las personas afectadas por la guerra estadounidense en Vietnam. Sesenta años desde el comienzo de la guerra y cuarenta años desde su conclusión, este número de Intersecctions ofrece la oportunidad de reflexionar sobre la importancia del compromiso directo con el pueblo vietnamita. Hay historias importantes para recordar y contar. Si bien hay un valor intrínseco en la práctica de recordar y contar historias, esperamos que las reflexiones en este número puedan ser relevantes para el CCM y otras organizaciones humanitarias que operan en contextos pre-conflicto, conflicto activo y post-conflicto.

Karen y Major Treadway son representantes del CCM en Vietnam

Aprende mas

Vietnam Divulgación completa: http://vietnamfulldisclosure.org/. Sitio web con una amplia gama de recursos para la incidencia y educación relacionados con la guerra de Vietnam y sus legados.

Sitio web de conmemoración de la guerra de Vietnam de los Estados Unidos de América: http://www.Vietnamwar50th.com/. Sitio oficial conectado a las conmemoraciones estadounidenses de la Guerra de Vietnam.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s